A la mujer de la foto del espejo

Te miro.

Sentada frente al espejo,

soberbia, exuberante y fuerte.

Ahí sentada.

Una parte de tu ser se desdobla en tu reflejo,

de un lado, tu cuerpo hermoso.

Tu pelo negro, tu boca seduciendo al mundo.

Del otro, tu mirada felina, tu fuego y la pasión con la que vives.

Tu valentía en un destello de la cámara.

¿La ves?

¿Ves a esa mujer que yo veo reflejada en el espejo?

Mira más allá del ahora,

busca en la esencia, en lo profundo de ti.

Está ahí.

La veo en cada línea de tus ojos profundos,

Está ahí.

Hoy no importa el brillo de tu piel,

No importa el color de tus labios, ni tu pelo.

Solo importa que recuerdes que sigues teniendo esa fuerza,

que sigues siendo la mujer del espejo.

No la pierdas, no te pierdas, no pierdas la guerra.

					
error: El contenido de mi web no puede ser copiado